I love Los Pinos

Día 29 | 15 de octubre de 2015 | 16:40 horas |22 ºC

Veintinueve días he tardado en ir a correr a Los Pinos y esta vez ha sido junto a Pedro Nieto, el papá de Pablo, compi de Gorka del CS Puertollano, que me acompañó el penúltimo día de reto. Un día perfecto de sol tras lluvia que dejó los caminos más blandos para trotar por este pequeño paraiso del deporte al aire libre. De eso va el reto de hoy de caminos y naturaleza.

El reto es ponerme en forma en treinta días sin #niunaexcusamás y así alejarme todo lo posible del 100+1 con Javi Bermejo acompañándome en esta aventura.

Quedan 2 días

Pedro y yo nos dispusimos rápido a ponernos a correr y cumplir de nuevo con el propósito de hacer deporte con amigos durante las extraescolares de los peques. En un plis nos presentamos en Los Pinos y comenzamos a correr entre jaras y coníferas, camino hacia la valla como se conoce a una larga recta donde nos fuimos cruzando con más corredores y muchos, muchísimos, ciclistas que disfrutaban de el ‘séptimo cielo para los amantes del mountain bike’ como leí un twitter hace unos días de unos exagerados @AVExperience.

aveex

Exagerados o tal vez no tanto. Los Pinos son un pequeño paraíso, no sé si el séptimo cielo, pero sí un lugar perfecto y adecuado para realizar deporte al aire libre y disfrutar de la naturaleza sin las tensiones que producen otros lugares donde tienes que cruzarte con grandes 4×4 o saltar alguna valla si quieres llegar a sitios maravillosos.

Además estás libre de locos con armas ya que salir en estos tiempos por otros lugares de la comarca supone estar rodeado de cotos de caza y de personal armado. No es raro encontrarte con deportistas que han oído silvar los plomillos de los cartuchos muy cerca.

A mi la Armada

Ya que mezclo caza y bike os cuento una anécdota en una ruta Valle de AlcudíaHorcajo. Hace unos años teníamos costumbre de dejar el coche en el medio del Valle de Acudía y salir a pedalear entre buitres y cerros, la mayoría de las veces acompañados de compañeros del trabajo. Aquel día, junto a Enrique y Paco Gahete, bajábamos hacia el valle del Escorial en los inicios de Sierra Madrona y al torcer una curva que nos conectaba a una antigua vía verde, en el Puerto Niefla, nos encontramos con un grupo de mujeres armadas que esperaban las piezas que se escapaban de la montería que se llevaba a cabo en el mismo valle del Escorial, un coto público. Uno de los guardases, asustado y sin dejar de mover los brazos, nos gritaba: “¡¡¡Pero donde vais, estáis locos!!!”. Nos mirámos y miramos la estampa: tres locos en bici frente a veinte o treinta personas armadas en el medio de un camino. ¡Hay que ver! ¡Cuánto loco!.

Claro, de allí salimos en el furgón de la benemérita que llegaron prestos y no nos permitió continuar. Camino al puerto Niebla hacían caso omiso a nuestras críticas a sabiendas que esa era la economía de su pueblo y aunque el coto fuese de la Junta de Comunidades la vista gorda era el trabajo de ese día.

Piernas, piernas

Pero volvamos al entrenamiento. Mis piernas están fuertes, siento los resultados y pronto cogen buen ritmo. Tal vez Pedro podía ir un poquito más rápido pero estoy seguro que no se aburrió al lado de este gordito trotón. Sobre todo tras casi dos kilómetros de subida por el caminillo que va desde el puente hasta coger de nuevo el camino a la valla, donde todos nuestros músculos estaban al 100×100. Larga, muy larga la cuesta, pero lo dicho Javi: mis piernas están fuertes y nos permitimos correr el último kilómetro a 5:20. Yeah!!!

Tras la carrera acudí al Centro de Especialidades Deportivas para finalizar la tarde al lado de Javi Bermejo, al que ya estoy apunto de dejar tranquilo. Me puso bien firme el Sargento Bermejo durante otra hora a base de pesas, abdominales y tiras y afloja con Marcus, promesa del Peso local, con su nueva arma deportiva: la kutara una goma elástica  que no fuimos capaces de partir, estirábamos y estirábamos, entre salto y salto de Mar, otra joven atleta triplista que aprovecha la estupenda instalación de mi ciudad.

De espaldas a la naturaleza

Así describe la web de Puertollano a Los Pinos:

La Dehesa Boyal de Puertollano, también conocida como ‘Los Pinos’, es el área de ocio de los puertollanenses, un espacio cercano de encuentro familiar y con los amigos, ideal para pasear o hacer deporte al aire libre. Este gran parque forestal incluye zonas más naturales y zonas intervenidas, como la ocupada por el Centro de la Naturaleza y Ocio.

La Dehesa Boyal actúa como vía de conexión con el Valle de Alcudia y el Campo de Calatrava, siendo el espacio natural de mayor valor del municipio de Puertollano. Junto a ella discurre un ramal de la Cañada Real Soriana, que se dirigía a la zona más oriental de Alcudia.

En esa definición en negrita me quiero parar para finalizar. He echado de menos a Los Pinos y corriendo por ellos me he dado cuenta de que los quiero, I LOVE LOS PINOS, lo grito bien fuerte. No quiero vivir de espaldas a este paraje. Realmente es el espacio natural de mayor valor en un Puertollano industrial al que le cuesta reconocer que eso verde es un lujo y también es nuestro. Incluso todavía hay quienes quieren seguir dejándolo a la sombra de chimeneas improductivas.

¿Qué excusa tengo para no hacer deporte en naturaleza? ¿Qué está lejos? Los pinos están sólo a 6 Km de Puertollano.

Propósito disfrutar del deporte en la naturaleza y claro voy a empezar por ser un asiduo de Los Pinos.

También haré lo posible por que mi familia disfrute de ese espacio, también para que Los Pinos estén lo mejor cuidado posible. Desde esta tribunilla quiero pediros que disfrutéis los pocos días que vaís y que dejéis bien limpio sus espacios, siendo conscientes de que los días de diario son el lugar elegido por deportistas, corredores, ciclistas, todos ellos respetuosos con la naturaleza, amantes del aire puro. Además debemos ser conscientes que pueden ser un lugar de atracción para deportistas de otros lugares que quieran visitar Puertollano y disfrutar del Valle de Alcudia. Pero recordad que la mejor manera de querer Los Pinos es viviéndolos.

Cuidar nuestras joyas es señal de inteligencia en lo individual y en lo colectivo, administraciones inteligentes y ciudadanos inteligentes son aquellas que cuidan y ponen en valor sus recursos para vivirlos y compartirlos con todos.

Entrenamiento

  • 48 minutos de carrera entre pinos y jara. 6 minutos el kilómetro de media.
  • Una hora de ejercicios de tonificación con levantamiento de pesas y tensiones.
  • Alimentación: Café y tostada de pan integral con tomate y aceite. Lentejitas y yogurt. Fruta. Pollo a la plancha.
Anuncios

Cuenta qué te parece o tu experiencia

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s